Mixquic: una mágica puerta al mundo de los muertos.

Cementerio de San Andrés Mixquic

Es bien sabido que en México la muerte se vive de otra manera al resto del mundo. Más allá de que sea un tema tabú, el Día de Muertos es un homenaje, una fiesta, un reencuentro con sus queridos difuntos. Los días 1 y 2 de noviembre los mexicanos se reencuentran con sus familiares y amigos para ofrecerles su compañía, comida y bebida favoritos. Dividen estos dos días teniendo en cuenta el tipo de fallecidos, siendo el día 1 de noviembre para los niños que se fueron antes de tiempo y el 2 para los adultos. Todo lo que se hace estos días en honor y memoria a ellos, es una invitación para volver a estar juntos aunque sea sólo por una noche.

Esta es una fiesta que en todo México es celebrada y mundialmente famosa, pero existen ciertos lugares que destacan por su tradición y folclore. Al sureste del Distrito Federal, en plena capital del país se encuentra un municipio que por las particularidades de la celebración de esta fiesta ha sido nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Este lugar es San Andrés de Mixquic, uno de los siete pueblos originarios de la delegación Tláhuac. Esta zona antiguamente era una isla rodeada por el lago de Chalco, ahora seco, del que solo se conservan algunos canales.

Para llegar allí desde la Ciudad de México tendrás que ir primero a la estación de Taxqueña ya sea en metro o bus, depende donde te encuentres. Una vez allí hay unos autobuses  llamados “micros” que salen desde los andenes A y B. Es el número “RTP 149”, va directo a Mixquic, tarda como 2 horas y más o menos cuesta 2 pesos. No está cerca pero merece la pena. Para regresar en la noche hay otro buses que te devuelven a la estación Taxqueña.

Una vez allí veremos cientos de puestos de comida y bebida como en un mercado que nos va llevando hasta la iglesia de San Andrés Apóstol. Justamente es en el cementerio de esta iglesia donde ocurre toda la fiesta de la noche.

Cementerio de San Andrés Mixquic

Click aquí para leer el artículo completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *